top of page

5 consejos para alejar el gluten de tu vida



Aunque se suele definir a la celiaquía como la intolerancia permanente al gluten, su definición más precisa es que se trata de un trastorno sistémico de base inmunológica, causado por la ingesta de gluten y otras proteínas afines, como señaló en el 2018 el Ministerio de sanidad de España.

Es decir, el sistema inmunológico de la persona con la enfermedad celiaca percibe como sustancia dañina al gluten y reacciona contra él, lo que provoca daño en las vellosidades intestinales hasta atrofiarlas, lo cual impide una correcta absorción de los nutrientes.

Aunque actualmente la celiaquía no tiene cura, el tratamiento consta de una dieta estricta libre de gluten que le permitirá vivir normalmente, siendo este el tratamiento más eficaz.

Aquí te presentamos algunos tips para tu dieta libre de gluten.


Tip 1: Haz tu lista de alimentos seguros y de alimentos no seguros



Verifica siempre las etiquetas de los productos que quieras comprar, debería por ley venir en la etiqueta los ingredientes utilizados en su elaboración. Ante cualquier duda puedes buscar por internet sus ingredientes.

Si bien las etiquetas de los productos no dirán específicamente que están libres de gluten, recuerda que estamos evitando todos los productos elaborados con trigo, cebada, centeno, sus mezclas y derivados.

¿Qué hay de la avena? Hay un riesgo de que la avena se haya contaminado de trigo, centeno o cebada durante el proceso de tratamiento de cereales, transporte y almacenamiento. Por lo tanto, es necesario tomar en cuenta este riesgo de contaminación de gluten en la avena y consultar con tu médico.

Una pequeña lista de alimentos que no contienen gluten:

· Arroz, maíz, tapioca, mijo, sorgo, teff, trigo sarraceno y quinoa (en grano, sin moler).

· Azúcar, miel y edulcorantes.

· Carnes y vísceras frescas y congeladas, cecina, jamón serrano y jamón cocido calidad extra.

· Frutas frescas, en almíbar y desecadas (a excepción de los higos secos que pueden contener gluten).

· Frutos secos crudos (los tostados pueden contener gluten), y sin cáscara.

· Grasas: aceite y mantequilla tradicional.

· Hortalizas, verduras y tubérculos frescos, congelados y en conserva al natural.

· Huevos.

· Café en grano o molido, infusiones de plantas sin procesar, refrescos (naranja, limón, cola, etc.) y gaseosas.

· Leche y derivados: quesos, requesón, nata, yogures naturales y cuajada fresca.

· Legumbres secas y cocidas en conserva al natural. Precaución con las lentejas, se deben revisar y quitar los granos de trigo en el caso de encontrar alguno.

· Pescados y mariscos frescos y congelados sin rebozar, en conserva al natural o en aceite.


Tip 2: Evita productos que consideres dudosos



Recuerda que es primordial en tu dieta cuidar que los alimentos que consumas sean frescos, evitando en la medida de lo posible alimentos procesados. Pero si vas a comprar alimentos elaborados es preciso revisar la etiqueta del producto.

Hay organismos encargados de regular y clasificar los alimentos aptos para el consumo de personas celiacas. Por lo tanto, consume sólo aquellos que especifiquen estar libres de gluten, también identificados como libres de TACC (trigo, avena, cebada y centeno) por medio de algún logo o identificación.

Por seguridad, es mejor elegir estos productos ya certificados como libres de gluten e ignorar aquellos que no sean certificados o si te generan dudas.

Tip 3: Infórmales a tu familia y amigos



Será útil avisarle a tu familia y amigos con los que sueles comer, de tu dieta libre de gluten. Esto evitará que por error preparen alimentos que no puedas comer o te los ofrezcan. Si en una reunión ellos preparan alimentos libres de gluten esto también te facilitará a comer sin verte tentado.

Tip 4: Cuidado con la contaminación cruzada



También será necesario tomar las precauciones debidas para evitar la contaminación cruzada en los alimentos que prepara tu familia y los que puedes comer. Cuando se prepara comida libre de gluten esta no debe estar en contacto con comida que sí tenga gluten.

Algunos ejemplos de eventos de contaminación cruzada pueden ser que una tostadora se utilice lo mismo para el pan regular que para el pan libre de gluten, que no se limpien adecuadamente los cubiertos que estuvieron en contacto con comida con gluten, el uso de envases con contenido que anteriormente tenía algún alimento con gluten, etc.

Tip 5: Investiga las áreas grises



Hay otros productos en los que podrías encontrar gluten, como la plastilina que usan los niños, que habría que retirárseles si son celiacos, ya que podrían comerlo. También hay ciertos medicamentos que contienen gluten, estos no son la mayoría, y debería indicarse en la etiqueta. Ante cualquier duda, siempre hay que consultar al médico.


Redacción CuidaMED

Hakeem Reddie

22 de julio de 2019


20 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

コメント


bottom of page